Bienvenidos

HECHOS 20:24
No me preocupa si tengo que morir. Lo que sí quiero es tener la satisfacción de haber anunciado la buena noticia del amor de Dios, asi lo ordeno El Señor.

domingo, 26 de marzo de 2017

LA BENIGNIDAD, QUINTO FRUTO DEL E.S.

QUINTO  FRUTO DEL ESPÍRITU SANTO. BENIGNIDAD
Gálatas 5:22
La palabra BENIGNIDAD se compone de la adverbio latino “BENE” que equivale a BIEN y del verbo GENERE o ENGENDRAR. Uniendo ambos términos significaría LO QUE ENGENDRA EL BIEN, es decir el que piensa bien y desea el bien.

El diccionario de la lengua castellana lo interpreta de la siguiente manera: benignidad: calidad de benigno y benigno es una persona afable, es benévolo, es bondadoso y bondadoso significa: bueno, buen ser humano, muy amable muy afectuoso lo contrario es: malévolo y perverso.

Algunas personas relacionan benignidad con debilidad. Otros podrán pensar que pequeños actos de benignidad son frívolos y sin importancia. ¿Qué papel juega el fruto del espíritu de la benignidad?

El apóstol recomienda esta virtud en EFESIOS 4:32 MÁS BIEN, SEAN BONDADOSOS Y COMPASIVOS UNOS CON OTROS, Y PERDÓNENSE MUTUAMENTE, ASÍ COMO DIOS LOS PERDONÓ A USTEDES EN CRISTO.
Nuestro mundo está lleno de personas cortantes, personas que insultan a los que están a su alrededor, no le abren la puerta a las señoras de, ni a los que van con paquetes, se ríen de las desgracias de los demás y tratan de mostrar su superioridad pasando por encima de los demás.

Sin embargo existen otras personas que ceden su puesto en la fila, elogian a las personas que los rodean, se apuran para abrirle la puerta a los demás, se solidarizan con los infortunios de otras personas y muestran humildad y disposición para servir a los demás.

El ser bondadoso no cabe duda, que es el Espíritu De Dios que nos concede este fruto para hacer más dulce el trato del uno para el otro. El Espíritu inspira este deseo del bien en todos los aspectos para el prójimo, principiando con el trato, el cual debemos brindarnos siempre con afabilidad, amabilidad y enseguida en el sentimiento que debemos brindar afecto. El afecto nos hará desear y pensar el bien a toda persona, este fruto nos impedirá ser malos y perversos. Y naturalmente que este fruto se debe manifestar cuando realmente se necesita, es decir cuando nuestro prójimo necesita de bondad de parte nuestra. Muchas veces somos bondadosos con las personas que solo nos han demostrado cariño, pero somos malos y perversos con quienes nos han ofendido.

Esto no debe ser así, el verdadero fruto del espíritu Santo se manifiesta en lo difícil, en lo que realmente se necesita para ver evidencia que somos hijos de Dios, por esta razón Jesús decía “Y SI SE ABRAZARA Y A VUESTROS HERMANOS SOLAMENTE, ¿QUÉ HACÉIS DEMÁS? ¿NO HACEN ASÍ LOS GENTILES?
¡Es fácil identificar a las personas que muestran benignidad!

Desafortunadamente, las personas que basan su pensamiento en la mentalidad de “la supervivencia del más fuerte” es probable que no vean la lógica de la verdadera benignidad. A la gente le gusta recibirla, pero a menudo no ven el beneficio de ser benigno.

¿Qué dice Dios acerca de la benignidad?

La benignidad hace parte de la lista del fruto del espíritu de Gálatas 5:22. Según el Zondervan NIV Bible Commentary (Comentario de la Biblia de Zondervan NVI) la palabra griega que se traduce para benignidad es “la divina benignidad con la cual Dios actúa hacia la humanidad. Es a lo que se refiere (Antiguo Testamento) cuando constantemente dice: “DIOS ES BUENO”. LOS HIJOS DE DIOS, DEBERÍAN MOSTRAR BENIGNIDAD AL COMPORTARSE CON LOS DEMÁS, de la misma manera que Dios se ha comportado con ellos”. Básicamente significa “HACER OBRAS PENSADAS PARA LOS DEMÁS”.

En PROVERBIOS 20:28 vemos unas cualidades que Dios quiere en un líder: “MISERICORDIA Y VERDAD GUARDAN AL REY, Y CON CLEMENCIA SE SUSTENTA SU TRONO”.

A través de Las Sagradas Escrituras, se asocian dos cualidades con la benignidad: EL AMOR Y LA MISERICORDIA. Pedro escribió que debíamos agregarle “A LA PIEDAD, AFECTO FRATERNAL; y AL AFECTO FRATERNAL” AMOR (2 Pedro 1:7), en tanto que Pablo habló de VESTIRNOS “DE ENTRAÑABLE MISERICORDIA, DE BENIGNIDAD, DE HUMILDAD, DE MANSEDUMBRE, DE PACIENCIA” (Colosenses 3:12).

¿Qué es benignidad? Está basada en la mentalidad que se describe en FILIPENSES 2:3-4: “NADA HAGÁIS POR CONTIENDA O POR VANAGLORIA; ANTES BIEN CON HUMILDAD, ESTIMANDO CADA UNO A LOS DEMÁS COMO SUPERIORES A ÉL MISMO; NO MIRANDO CADA UNO POR LO SUYO PROPIO, SINO CADA CUAL TAMBIÉN POR LO DE LOS OTROS”.

Entonces benignidad es darnos humildemente en amor y misericordia a las personas que de pronto no podrán darnos nada a cambio, a personas que a veces no lo merecen y a personas que por lo general no nos van a agradecer por ello. Benignidad básicamente es una forma de pensar que lleva hacer obras pensadas para los demás.

Entonces si bien comprendimos debemos ser misericordiosos mostrar amor pero con la mentalidad que no podrán darnos nada a cambio, que tienes que dar de ti, y no esperes recompensa por tus actos.

¿Por qué Dios quiere que manifestemos benignidad?

La primera parte de PROVERBIOS 19:22 dice: “CONTENTAMIENTO ES A LOS HOMBRES HACER MISERICORDIA” ¿Por qué? ¿Por qué considera Dios esta característica tan importante?

En SALMOS 25:6 vemos un punto muy interesante acerca del origen de la benignidad: “ACUÉRDATE, OH ETERNO, DE TUS PIEDADES Y DE TUS MISERICORDIAS, QUE SON PERPETUAS”. Dios creó el mundo y a la humanidad, y muy amablemente nos permite vivir acá y  somos muy pocos los agradecidos, pues la mayoría hemos destruido este planeta que nos cobija solo por un tiempo más.  También nos permite elegir como queremos vivir, aunque el preferiría que escogiéramos su camino de vida, porque sabe que es de la única forma en que conseguiremos la verdadera felicidad. ¡Qué gran benignidad! De su parte. Y nosotros tan malagradecidos que somos.

Dios quiere que seamos como Él. Aunque su tierna misericordia y amorosa benignidad de Dios a menudo se da por sentada, sus siervos reconocen su mano. Lo mismo pasará con nosotros si seguimos su ejemplo y somos misericordiosos y benignos como Él lo es. Las historias en la Biblia nos muestran que la misericordia y la benignidad de Dios se manifestaban a través de personas que eran inspiradas por Él. Dios envió mensajeros y profetas para que trataran de ayudar a la gente pero los hijos desobedientes o los ignoran o los mataron, y algunos aun hoy se tapan los oídos para no escuchar sus verdades infalibles y maravillosa benignidad hacia una terrible humanidad que no se da cuenta que son sus últimos momentos de infeliz existencia.


En EFESIOS 4:32 dice: “ANTES SED BENIGNOS UNOS CON OTROS, MISERICORDIOSOS, PERDONÁNDOOS UNOS A OTROS, COMO DIOS TAMBIÉN OS PERDONÓ A VOSOTROS EN CRISTO”. En el versículo 31 vemos lo contrario de esto: “QUÍTENSE DE VOSOTROS TODA AMARGURA, ENOJO, IRA, GRITERÍA Y MALEDICENCIA, Y TODA MALICIA”. ¡Es obvio que éstas son unas características que Dios no quiere que tenga su pueblo escogido!

Quero que entiendas que todo lo que hagas, tendrá consecuencia en los demás, eres una carta abierta para los incrédulos y creyentes.  2 corintios 3:2 nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; 

¿Por qué quiere Dios que manifestemos benignidad? Nosotros somos herramientas que debemos extender la benignidad amorosa de Dios y su misericordia al mundo. Debemos reflejar la luz y el ejemplo de su compasión, misericordia y benignidad. ¡Debemos ser como Él para que podamos estar en su familia para siempre!

Un ejemplo de benignidad que debemos seguir

En uno de los peores momentos del antiguo reino de Judá, podemos encontrar un asombroso despliegue de benignidad. En 2 CRÓNICAS 22 Y 23 encontramos la historia que comienza con una malvada REINA ATALÍA tomando el trono de Judá después de asesinar a toda la descendencia real. De hecho mató a toda la descendencia menos a un bebé llamado Joás. La hija del que fuera rey (Josabet) salvó al pequeño Joás de la matanza junto con su esposo, el sacerdote Joiada y lo escondieron en la casa de Dios.

Durante siete años Joiada escondió a Joás mientras que la reina usurpadora gobernaba en Judá. Ambos esposos tomaron este impresionante riesgo, poniendo sus vidas en peligro por mostrar benignidad con el niño condenado a muerte. Después de siete años, Joiada cobró fuerzas y empezó a actuar para que Joás fuera instaurado como rey de Judá y poder deshacerse de Atalía. Así, por muchos años, Joiada estuvo guiando y aconsejando al joven rey. Esta historia nos muestra que la benignidad puede implicar que sacrifiquemos nuestra comodidad por otros e incluso arriesgarnos para poder ayudarlos.

Un ejemplo para evitar

En 2 CRÓNICAS 24 vemos un giro trágico de la historia, el rey Joás nos da un ejemplo perturbador para evitar. Después de muchos años de benignidad con Joás, el sacerdote Joiada murió. Y Joás en lugar de seguir lo que Joiada le había enseñado y mostrado, siguió fue el consejo necio de los líderes del pueblo. Debido a esto, Judá volvió a la idolatría. Dios envió a varios profetas para que animaran a Joás y a Judá a que se volvieran a Él, pero fueron cruelmente ignorados. Zacarías, hijo de Joiada, el hombre que mostró tanta benignidad con Joás durante toda su vida, fue uno de los profetas que Dios envió.

¿Cuál fue el trato que Joás le dio al hijo de la persona que literalmente le salvó la vida y trabajó para que pudiera ser un buen rey? ¡JOÁS ORDENÓ QUE APEDREARAN Y MATARAN A ZACARÍAS! “Así el rey Joás no se acordó de la misericordia que Joiada padre de Zacarías había hecho con él, antes mató a su hijo, quien dijo al morir: el Eterno lo vea y lo demande” (2 CRÓNICAS 24:22).

No solamente nos muestra lo horrible que puede llegar a ser la falta de benignidad, también nos muestra que debemos estar alerta para seguir a Dios, de lo contrario todas las cosas como la benignidad ya no serán tan importantes para nosotros.

Toca hacernos un auto-examen de benignidad

1.    ¿La benignidad que muestro a los demás refleja la que Dios tiene conmigo?
2.    ¿he sido bondadoso y he sentido misericordia con alguien?
3.    ¿Busco algo a cambio con la benignidad que muestro, o es genuina? ¿Cómo lo sé?
4.    ¿Mis acciones benignas, llevan consigo misericordia, amor y compasión? ¿Cómo?
5.    ¿Cuándo realmente puedo hacerlo, cuanto sacrifico por lo demás en lugar de ser egoísta?
6.    ¿soy egoísta?
7.    ¿Cómo podemos mostrar más benignidad, compasión y  misericordia?

El fruto del Espíritu tiene varias combinaciones que van de la mano (la benignidad implica amor, paciencia, templanza, etc.) por una buena razón: Dios es completo y equilibrado. La benignidad es otra parte que mantiene nuestras actitudes espirituales y nuestra vida equilibrada.

Tú sabes ahora cuantas cosas debes cambiar en ti, ahora entiendes que debes poner atención a tu comportamiento hacia los demás, ya que lo que siembres eso mismo cosecharas, siembra, amor recibirás más amor, siembra compasión y en la necesidad tendrán misericordia de ti, si das una sonrisa y das más de ti cuando tienes en tu posibilidades poder ayudar, veras que tu satisfacciones y bendiciones no dejaran jamás.

¿Cómo podemos mostrar más benignidad?

A veces las pequeñas cosas son las más que cuentan. Si tratamos de manifestar más misericordia a los demás poco a poco, veremos un cambio completo en nuestra actitud — será una llena de benignidad. Algunos ejemplos que demuestran benignidad son:

·         Elogie a la gente de manera sincera (sin adulaciones) para alegrarles el día.
·         Interactúe con los extraños, en vez de pasar de largo o mirar al piso (ábrales la puerta, sonría, salude, ayúdeles a llevar algo).

·         Siéntese y hable con personas que claramente no quieren estar solas.

·         Hágale un espacio a la benignidad en su personalidad y su rutina diaria. Esto puede implicar cambios en sus rutinas, dedicarles más tiempo a los demás y desarrollar una actitud de servicio. No va a cambiar de la noche a la mañana, pero entre más piense en manifestar benignidad, su vida diaria estará más influenciada por ese pensamiento.

·         No desaproveche las oportunidades para manifestar benignidad. Diariamente se presentan varias. Si usted está preparado para ellas entonces podrá aprovecharlas todas. Si pierde alguna, entonces esfuércese por manifestarla en la próxima oportunidad que se le presente.


La benignidad no es un intento egoísta para que logremos algo. Es una muestra de misericordia y amor con otro ser humano sin pensar en recibir nada a cambio. Debemos desarrollar el mismo amor y la benignidad que Dios tiene por nosotros.

Que mi Señor, te mire con agrado y te conceda amor , paz, gozo, tolerancia y benignidad.

Defendiendo La Sana Doctrina

IGLESIA DE DIOS
Columna y Apoyo de la verdad.

Formando Líderes con valores, Gamaliel Estrada.




jueves, 23 de marzo de 2017

Cuarto Fruto del Espiritu: La Paciencia y Tolerancia

LA PACIENCIA 

Probablemente ha escuchado el dicho que dice: “La paciencia es una virtud”. Pero a juzgar por la sociedad que nos rodea, pareciera que no es una virtud que muchos quisieran desarrollar. A menudo escuchamos expresiones como “se me está acabando la paciencia” o “!no tengo paciencia para la gente como usted!”

¿Se acabó la paciencia? ¿Qué dice este fruto del espíritu de nosotros y de nuestro Padre celestial, que nos ordena ser pacientes?

Esta virtud significa: respeto y consideración hacia las maneras de pensar, actuar y decir de los demás, aunque estas cosas sean diferentes a las nuestras.

Es la virtud más útil en la vida social, hacia los compañeros de trabajo, a los hermanos, y en los conciudadanos de la calle. La persona que no toleran las faltas de sus semejantes, el que no quiere consentir ningún desafuero, tendrá muchos problemas en la vida.

¡Hoy en día pocos consideran que la paciencia sea una virtud! (Gálatas 5:22). ¡No queremos esperar, y definitivamente no queremos sufrir!

¿Qué significa paciencia?

De pasar de caminar a utilizar carruajes con caballos, de éstos al automóvil y del automóvil al avión, el progreso tecnológico de la humanidad refleja nuestro deseo de velocidad de ser rápidos y por eso nuestra creciente impaciencia. La paciencia, que es escasa en el mundo, especialmente ahora que las personas se frustran cuando sus teléfonos celulares tardan más de cinco segundos en lugar de tres segundos en cargar Internet, esta tendencia sin lugar a dudas, afectó nuestras relaciones y nuestras actitudes. ¿Cómo evitarlo?

En Efesios 4:2 dice: “con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor”. Este versículo asocia la paciencia con trabajar pacientemente con los demás aunque no sea algo placentero para nosotros.

Una parte en Colosenses 3:12-13 utiliza el mismo lenguaje pero le agrega otro componente. Se nos dice que debemos: “de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”. Esta escritura nos indica que LA PACIENCIA ESTÁ RELACIONADA CON EL PERDÓN. Estas dos escrituras vienen de secciones que describen cómo debe actuar el “nuevo hombre” lleno del Espíritu Santo.

No hay cosa mejor que obrar bien para no sufrir; y otro recurso que saber sufrir todos los males que no podamos prever ni evitar.

 Estimado amigo y lector, debemos olvidar que cada persona es un mundo diferente de pensamientos y sentimientos, de propósitos, en variedad de gustos se rompen paradigmas y por lo tanto la gran masa de la sociedad no será muy compatible con nuestro modo de pensar y de vivir, por tanto el espíritu Santo de Dios nos prodiga este fruto. Esta virtud, debe saberse RESPETAR Y CONSIDERAR LAS ACTUACIONES DE LOS DEMÁS.

¿Qué es paciencia?


Es la paciencia divina y la misericordia que debemos mostrar a los demás, que refleje lo más fielmente posible la paciencia y la misericordia que Dios tiene con nosotros. Es cuando toleramos a los demás, pasamos por alto sus errores y acciones desconsideradas y sinceramente los perdonamos por sus ofensas reales o imaginarias contra nosotros. Es soportar las pruebas y esperar paciente y fielmente por la intervención de Dios.

¿Por qué quiere Dios que seamos pacientes?

De la misma manera que ocurre con los otros frutos del espíritu, Dios quiere que seamos como Él. Dios se preocupa por toda la humanidad; y lo hace con una compasión impresionante, misericordia y paciencia. El pueblo de Dios está entrenándose para ser reyes y sacerdotes y gobernar con Él en el futuro (Apocalipsis 1:6). Esto implica aprender a perdonar a los demás, tener misericordia y ser tolerante —de lo contrario seríamos igual a los líderes mundanos de hoy.

En Salmos 130:7, dice: “Espere Israel al Eterno, Porque en el Eterno hay misericordia, Y abundante redención con él”.

Dios nos dio el ejemplo de misericordia y redención. Él espera pacientemente (y ha esperado) que nosotros como seres humanos nos arrepintamos y dejemos de destruirnos entre nosotros. Dios quiere que nos volvamos a él, y cuando lo hacemos, incluso nos promete que nos va a ayudar a vencer. El proceso de pasar de una naturaleza humana egoísta (lo que la Biblia llama “el antiguo hombre”) a una nueva creación en Cristo puede ser lento y frustrante, pero Dios nos guía con amor y nos ayuda con una increíble paciencia. Y Él quiere que seamos como Él y seamos igual de pacientes con los demás.

En Lucas 17:3-4 vemos un ejemplo de cómo debería ser esto en nuestra vida diaria: “MIRAD POR VOSOTROS MISMOS. SI TU HERMANO PECARE CONTRA TI, REPRÉNDELE; Y SI SE ARREPINTIERE, PERDÓNALE. Y SI SIETE VECES AL DÍA PECARE CONTRA TI, Y SIETE VECES AL DÍA VOLVIERE A TI, DICIENDO: ME ARREPIENTO; PERDÓNALE”.

¡Esto requiere de paciencia! Esta escritura no da excusas para un lado o el otro. EL PECADO NO DEBE SER TOLERADO y debe señalarse cuando sea nuestra responsabilidad hacerlo. Sin embargo, los pecados que se repiten deben ser perdonados pacientemente, ¡incluso si se repiten siete veces en el día! Esto es lo que Dios hace y quiere que nosotros hagamos.

¿Por qué? Si no aprendemos a mostrar una paciencia piadosa y perdón, Dios no va a perdonar nuestras ofensas en contra de Él (Mateo 6:14-15 14 »Porque, si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. 15 Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.).

Pero no debemos equivocarnos, tolerar no significa soportar refunfuñando, porque al darse cuenta la otra persona de lo que decimos entre dientes se disgustara siendo así, ya no es una virtud lo que tenemos sido una simulación de virtud que viene a ser nada. El sufrimiento es en todos los hombres la virtud más indispensable y más universal de este mundo. Así que el que él que tiene paciencia y tolera a veces: sufre, soporta calladamente, pero conscientemente de que está haciendo un bien y por lo tanto satisfecho de lo que está haciendo.

Muchas veces oímos decir a una persona evangélica:// dele gracias a Dios que soy evangélico y que lo soporto si no, ya vería//, y agradezcan que no cargo mi machete porque mi machete si no es evangélico.”

Preguntamos: ¿es esto tolerar...? NO, en ninguna manera, esto es amenazar solapadamente o como dicen algunas personas aunque esté mal dicho amenazan evangélica mente. ¿Qué es lo que sale a relucir en este caso? Una carnalidad oculta, la cual viene a ser inmaduro el fruto de la tolerancia.

El apóstol Pablo así recomienda en COLOSENSES 3:12-13 12 POR LO TANTO, COMO ESCOGIDOS DE DIOS, SANTOS Y AMADOS, REVÍSTANSE DE AFECTO ENTRAÑABLE Y DE BONDAD, HUMILDAD, AMABILIDAD Y PACIENCIA, 13 DE MODO QUE SE TOLEREN UNOS A OTROS Y SE PERDONEN SI ALGUNO TIENE QUEJA CONTRA OTRO. ASÍ COMO EL SEÑOR LOS PERDONÓ, PERDONEN TAMBIÉN USTEDES.

Pablo entonces compara la tolerancia como una vestidura, y así como es imprescindible presentarnos ante la sociedad con una buena corbata, una bonita camisa, un hermoso traje o vestido de la misma manera debemos hacerlo ante la sociedad, la Iglesia, mis conocidos, mis amigos mis allegados, mis parientes, etcétera.

La comunión que tenemos en la Iglesia, la fraternidad, ese continuo roce social- espiritual entre los hermanos nos obliga llevar consigo este fruto y mostrarlo continuamente cuantas veces sea necesario.

El apóstol dice “SUFRIÉNDOOS LOS UNOS A LOS OTROS” ¿por qué razón decía esto el apóstol? Porque conocía la naturaleza humana y sabe que una forma y otra, nuestra materialidad no se inclinara a ofender a lastimar, a imponer, es ahí; desde luego cuando aquellos no se relacione en ningún ápice con el pecado, a soportar, a sobrellevar, así lo aconseja el apóstol en GALATAS 6:2 2 AYÚDENSE UNOS A OTROS A LLEVAR SUS CARGAS, Y ASÍ CUMPLIRÁN LA LEY DE CRISTO.

Obviamente como hemos dicho al principio de este tema, todo esto nos dirigirá a el amor, la verdadera caridad en favor de nuestro prójimo, y por esta razón Pablo dice que toda la ley y relacionada con el prójimo en esta sola palabra y se debe cumplir en tu vida: “AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO” GALATAS 5:14.

UN EJEMPLO QUE DEBEMOS IMITAR

Jeremías, uno de los profetas más importantes del Antiguo Testamento, da un ejemplo asombroso de templanza y paciencia. A Jeremías le fue asignada la tarea aparentemente imposible de decirle al pueblo de Judá que Babilonia los iba a llevar cautivos porque ellos no querían arrepentirse de sus pecados —un mensaje no muy halagüeño.

Jeremías intentó una y otra vez que el pueblo de Dios se arrepintiera y dejara los malos caminos, incluso sufriendo un profundo dolor. Él escribió: “¡OH, SI MI CABEZA SE HICIESE AGUAS, Y MIS OJOS FUENTES DE LÁGRIMAS, PARA QUE LLORE DÍA Y NOCHE LOS MUERTOS DE LA HIJA DE MI PUEBLO!” (JEREMÍAS 9:1).

¿Qué consiguió Jeremías con este sincero intento para que la gente se volviera del mal?
Fue destituido y dejado solo con sus pensamientos. Su vida estaba constantemente amenazada por conspiraciones de aquellos que lo rodeaban. Tenía a otros profetas que lo llamaban mentiroso y traidor de Judá. Fue golpeado, perseguido, arrestado y puesto en una cisterna donde se hundió en el cieno (Jeremías 38:6). Un pergamino con todas las profecías que Dios le había revelado, fue cruelmente quemado y tuvieron que ser reescritas.

A pesar de todo, Jeremías continuaba tratando de que el pueblo de Dios se arrepintiera de sus pecados. Nunca se rindió ante ellos, no dejó de hacer lo que Dios le pidió y jamás se alegró del destino que les había profetizado.

Así que como siervos de Dios, debemos tener paciencia y tolerancias con los incrédulos, con lo que te rechacen y hasta te hacen bulín por querer evangélico y quieras ser hijo de Dios y asistas a la iglesia, y que no te vergüenza de que te vean con tu biblia.


UN EJEMPLO PARA EVITAR

Jesucristo narra una parábola muy impactante, que nos muestra el destino de aquellos que no quieren ser pacientes con los demás. Es conocida como la parábola del deudor que no perdona. Después de que Cristo le dijo a Pedro que debía perdonar hasta 70 veces 7, Él comenzó una historia acerca de una deuda enorme que tenía un sirviente con un gran rey.

El sirviente suplicó por misericordia y paciencia, y el gran rey tuvo compasión y le perdonó la gran deuda. Pero cuando salió ese mismo sirviente, se encontró con una persona que le debía una menor cantidad a comparación y le exigió que le pagara enseguida. A pesar que ese hombre le suplicó por misericordia y paciencia, el deudor que no perdona lo mandó a la cárcel hasta que pudiera pagarle.

Cuando el rey se enteró de este acontecimiento, sintió mucha indignación y regañó al sirviente por no haber tenido la misma compasión y piedad que se tuvo con él. Entonces el sirviente fue encarcelado y torturado hasta que pudo pagar la enorme deuda que tenía con el rey.

La parábola termina con: “ASÍ TAMBIÉN MI PADRE CELESTIAL HARÁ CON VOSOTROS SI NO PERDONÁIS DE TODO CORAZÓN CADA UNO A SU HERMANO SUS OFENSAS” (v. 35). Cristo fue muy claro al explicar que si queríamos que Dios fuera paciente y misericordioso con nosotros, así mismo deberíamos ser nosotros con los demás.



AUTO-EXAMEN DE PACIENCIA

  • ¿Soy lento para la ira o rápido para condenar? ¿Por qué soy así?
  • ¿Me describen los demás como alguien calmado y relajado o impaciente y que se ofende fácilmente?
  • ¿La paciencia que tengo con los demás refleja la misma paciencia que tiene Dios conmigo? ¿Cómo lo sé?
  • ¿Perdono realmente a los demás o guardo rencores?
  • ¿Qué es lo que hace difícil que yo perdone a los demás?
  • ¿Cómo podemos ser más pacientes?

Hemos visto que la paciencia no es sólo una característica deseada por los cristianos, es un componente necesario para llevar una vida hacia la salvación. Si no somos pacientes ni perdonamos a los demás, Dios tampoco lo va a hacer con nosotros, esa es la condición: considérate perdonado, si ya perdonaste, de otra manera toca un reinicio personal y empezar hoy.

  • ¿Cómo podemos estar seguros de que nuestra vida está rebosante de este fruto del espíritu? 
  • ¿Cómo se llama la persona que menos soportas?


Hablemos con sinceridad; debemos escribir el nombre de una persona con la cual tenemos cierto rencor o no hemos perdonado realmente y después escribir las razones por las cuales no hemos sido pacientes con él o ella. ¿Son razones válidas de acuerdo a la Biblia? ¿Qué podemos hacer para perdonar a esta persona? Busquemosle una solución.

Con tranquilidad piense en las cosas que dicen y hacen con nosotros, en lugar de reaccionar precipitadamente. Uno de los aspectos más difíciles de controlar con respecto a la paciencia, es el fuerte deseo de que nuestras lenguas hablen libremente.

Cuando nos ofendan o “pequen contra nosotros”, tenemos que acordarnos de reaccionar de la misma manera que quisiéramos que Dios lo hiciera con nuestros pecados.

LA IGLESIA DE DIOS DEBEN SER CONOCIDOS POR SU PACIENCIA —la paciencia según el horario de Dios y su plan para ellos, especialmente la paciencia con otros seres humanos. Mostrémosle al resto del mundo la paciencia y la tolerancia que Dios tiene con nosotros.

Que el señor te mire con agrado y te muestre su favor.

Defendiendo la sana doctrina
Iglesia de Dios
Columna y apoyo de la verdad.


Formando Líderes con valores, Gamaliel Estrada

lunes, 20 de marzo de 2017

LA PAZ TERCER FRUTO DEL ESPÍRITU SANTO

“L A   P A Z”

Actuar en una forma que conduzca a la paz duradera y real no es parte de nuestra tendencia natural humana. En lugar de ello, el apóstol Pablo escribió que nuestra naturaleza humana nos conduce a: “enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones… homicidios” (Gálatas 5:20-21)

Ahora bien sabemos perfectamente que al Dios a quien adoramos es un Dios de paz, así lo dice ROMANOS 15:33 Y QUE DIOS, QUIEN NOS DA SU PAZ, ESTÉ CON TODOS USTEDES. AMÉN.

Obviamente el Espíritu Santo produce este fruto en el corazón del cristiano para hacerlo compatible con Dios.

Este mundo definitivamente no conoce la paz, entonces ¿Cómo pueden los cristianos o hijos de Dios mostrar paz?

Uno de los más grandes deseos humanos es la paz; paz entre las naciones, paz entre los vecinos y paz en nuestra propia mente. Sin embargo nuestra experiencia confirma lo que el sagrado libro afirma: “Y NO CONOCIERON CAMINO DE PAZ” (Romanos 3:17, citando a Isaías 59:8).

En el mundo del hombre no conoce el camino de paz, así lo declara el apóstol de los ROMANOS 3:17 NO SABEN DÓNDE ENCONTRAR PAZ. Su vida es agitada, desesperada, llena de inquietudes, pero aquí lo hermoso del Evangelio pródiga paz al corazón desesperado.

¿Qué es la paz?

La palabra que Pablo utiliza para la paz es la palabra griega EIRENE. Esta palabra tiene el significado de: “paz entre personas, i.e. armonía, concordia” (Lexicón griego de Thayer).

Usualmente en el Nuevo Testamento, la palabra eirene se utiliza como sinónimo del hebreo Shalom שלום y significa no sólo libertad de problemas sino todo lo que implica el máximo bien para el hombre” (Biblia de estudio diario de Barclay). La paz es más que la ausencia de la guerra o algo que SE SIENTE EN LA MENTE. Es el camino de vivir una vida en una relación adecuada entre el hombre y Dios, así como entre los hombres. En mi concepto es un estado de vida.

La paz incluye una solas calma, ausencia armoniosa de conflicto que este mundo nunca ha conocido. Tal vez hayan existido momentos y lugares aislados en donde el conflicto ha cesado por un poco de tiempo, pero el mundo real nunca ha conocido verdaderamente la paz. Esto no ha impedido, sin embargo, que el mundo pretenda tenerla. Pensemos en todos los tratados de paz que han sido quebrantados tan pronto como han sido firmados.

Nuestro objetivo como siervos de Dios es que primeramente te hagas amigo de Dios y tengas paz con El, es indispensable tener paz con Dios mismo, pues estando en el mundo teníamos enemistad total con Dios, así dice ROMANOS 5:10 Pues, como nuestra amistad con Dios quedó restablecida por la muerte de su Hijo cuando todavía ÉRAMOS SUS ENEMIGOS, con toda seguridad seremos salvos por la vida de su Hijo.

Es de hacer una aseveración al interpretar este verso, pues ¿tiene enemigos Dios entonces en este mundo? definitivamente sí, porque si eres amigo del mundo, no eres amigo de Dios, si no tienes paz de Dios y Cristo no está en ti, la seguridad de salvación esta nulificada en tu persona. SANTIAGO 4:4 ¡OH GENTE ADÚLTERA! ¿NO SABEN QUE LA AMISTAD CON EL MUNDO ES ENEMISTAD CON DIOS? SI ALGUIEN QUIERE SER AMIGO DEL MUNDO SE VUELVE ENEMIGO DE DIOS.

Sin embargo esta reconciliación con nuestro Dios nos prodigó paz así dice ROMANOS 5:1 POR LO TANTO, YA QUE FUIMOS DECLARADOS JUSTOS A LOS OJOS DE DIOS POR MEDIO DE LA FE, TENEMOS PAZ CON DIOS GRACIAS A LO QUE JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR HIZO POR NOSOTROS.

Ésa es la verdadera paz que se recibe como fruto, la paz del alma, la tranquilidad, sosiego, porque nuestra conciencia está asociada en las obras de la muerte como dice HEBREOS 9:14 SI ESTO ES ASÍ, ¡CUÁNTO MÁS LA SANGRE DE CRISTO, QUIEN POR MEDIO DEL ESPÍRITU ETERNO SE OFRECIÓ SIN MANCHA A DIOS, PURIFICARÁ NUESTRA CONCIENCIA DE LAS OBRAS QUE CONDUCEN A LA MUERTE, A FIN DE QUE SIRVAMOS AL DIOS VIVIENTE!

Limpiar la conciencia de aquellos que se sienten intranquilos para que  lleguen a obtener un sosiego tan grande que el sentimiento humano mundano no puede comprender, así dice Filipenses 4:17 Y LA PAZ DE DIOS, QUE SOBREPASA TODO ENTENDIMIENTO, CUIDARÁ SUS CORAZONES Y SUS PENSAMIENTOS EN CRISTO JESÚS.

 Hay cosas que el entendimiento humano común no puede entender o explicar cómo se operan, y esto se debe porque es Dios el que obra, en este caso que Él sabe dar a sus hijos. Jesucristo ofreció su paz distinta, diferente al que ofrece tu presidente y les dice a sus discípulos JUAN 14:27 LA PAZ LES DEJO; MI PAZ LES DOY. YO NO SE LA DOY A USTEDES COMO LA DA EL MUNDO. NO SE ANGUSTIEN NI SE ACOBARDEN. ¿Qué es lo que el mundo da? Una paz relativa a la condición de la carne pero nunca tranquiliza el alma,  tu colonia puede estar tan tranquila, ahí nunca pasa nada porque hay cámaras y tu ciudad puede estar asegurada, pero de qué sirve si sus ciudadanos están llenos de contienda con sus hijos, con su esposa y falta de paz en su corazón; esa es la paz del mundo por esa razón ofreció la suya, la que hace descansar al hombre interior por esta razón el apóstol Pablo les decía si a los TESALONICENSES en la 2 carta CAPÍTULO 3:16 QUE EL SEÑOR DE PAZ LES CONCEDA SU PAZ SIEMPRE Y EN TODAS LAS CIRCUNSTANCIAS. EL SEÑOR SEA CON TODOS USTEDES.

En país la guerra interna nos hizo incrédulos a los acuerdos de paz y es que por algo se escribió en JEREMÍAS 8:11, y aquí vemos que la costumbre de los líderes de tratar de ignorar o cubrir con un manto la falta de paz no es algo nuevo: “Y CURARON LA HERIDA DE LA HIJA DE MI PUEBLO CON LIVIANDAD, DICIENDO: PAZ, PAZ; Y NO HAY PAZ”.

Desafortunadamente, todas “las curitas” que la humanidad ha tratado de usar —tratados, programas sociales, conversaciones alrededor de la mesa de negociaciones— no pueden tratar la heridas evidentes de un mundo plagado de conflicto y contención.

La paz es lo opuesto de lo descrito en SANTIAGO 4:1-4, que describe la causa de la guerra: “¿DE DÓNDE VIENEN LAS GUERRAS Y LOS PLEITOS ENTRE VOSOTROS? ¿NO ES DE VUESTRAS PASIONES, LAS CUALES COMBATEN EN VUESTROS MIEMBROS? CODICIÁIS, Y NO TENÉIS; MATÁIS Y ARDÉIS DE ENVIDIA, Y NO PODÉIS ALCANZAR; COMBATÍS Y LUCHÁIS, PERO NO TENÉIS LO QUE DESEÁIS, PORQUE NO PEDÍS. ¡OH ALMAS ADÚLTERAS! ¿NO SABÉIS QUE LA AMISTAD DEL MUNDO ES ENEMISTAD CONTRA DIOS? CUALQUIERA, PUES, QUE QUIERA SER AMIGO DEL MUNDO, SE CONSTITUYE ENEMIGO DE DIOS”.

Y es si comprendimos bien, existe en nosotros una violencia natural y no somos nada sensibles a ser pacifistas, nuestra misma sociedad nos cobija en sus enredos, ambiciones, codicias, envidias y amistades por los afanes por la obtención del dinero que nos afana y nos separó totalmente de la oración por eso leamos lo que dice FILIPENSES 4:6-7: “POR NADA ESTÉIS AFANOSOS, SINO SEAN CONOCIDAS VUESTRAS PETICIONES DELANTE DE DIOS EN TODA ORACIÓN Y RUEGO, CON ACCIÓN DE GRACIAS. Y LA PAZ DE DIOS, QUE SOBREPASA TODO ENTENDIMIENTO, GUARDARÁ VUESTROS CORAZONES Y VUESTROS PENSAMIENTOS EN CRISTO JESÚS” (énfasis añadido). La paz perfecta de Dios es una de las maravillosas cosas profundas que Dios tiene que no “…HAN SUBIDO EN CORAZÓN DE HOMBRE”, “PORQUE SE HAN DE DISCERNIR ESPIRITUALMENTE” (1 Corintios 2:9, 14).

Esta es una grande verdad nadie más que Dios puede darnos esa tranquilidad ritual, ese descanso, así lo anunció en MATEO 11:29 CARGUEN CON MI YUGO Y APRENDAN DE MÍ, PUES YO SOY APACIBLE Y HUMILDE DE CORAZÓN, Y ENCONTRARÁN DESCANSO PARA SU ALMA.

¿Es usted apacible? ¿Qué es apacible? Es una persona llena de paz, ¿es usted humilde de corazón? Si ambas cosas se tienen hay una consecuencia hermosa, ¡esta persona tiene descanso en su alma!, ¿en su alma o su ser hay descanso y tranquilidad? Entonces responda ¿tengo en mi el Espíritu de paz de Dios?, es necesario entonces renovar mis votos, doblar rodillas y empezar de nuevo.

Hay una razón por la que la mayoría de las personas en el mundo no pueden comenzar siquiera a entender la paz ofrecida por Dios: ellos han sido engañados y cegados por Satán; (2 CORINTIOS 4:4 EL DIOS DE ESTE MUNDO HA CEGADO LA MENTE DE ESTOS INCRÉDULOS, PARA QUE NO VEAN LA LUZ DEL GLORIOSO EVANGELIO DE CRISTO, EL CUAL ES LA IMAGEN DE DIOS.; Apocalipsis 12:9 Así fue expulsado el gran dragón, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña al mundo entero. Junto con sus ángeles, fue arrojado a la tierra). Esto es cierto aun en medio del campo religioso (2 Corintios 11:13-15). Las personas esperan que la religión sea una fuente que les permita aprender el camino a la paz. Sin embargo, a través de la historia, incontables guerras han sido libradas en el nombre de la religión. Esto es confuso para aquellos que sinceramente están buscando respuestas acerca de lo que produce una paz duradera.

El fruto del espíritu, la paz, también provee la paz interior y contentamiento que encontramos al vivir el camino de vida de Dios —aun en medio de situaciones no tan pacíficas.

Ahora bien este fruto de manifestarse a los hombres, pues no es posible que digamos que tenemos el descanso del señor y estamos en pleito con el vecino; muchas de las veces equivocamos las cosas y creemos que los frutos son únicamente para nosotros. Desde luego que sí - debemos principiar por nosotros como dice COLOSENSES 3:15 QUE GOBIERNE EN SUS CORAZONES LA PAZ DE CRISTO, A LA CUAL FUERON LLAMADOS EN UN SOLO CUERPO. Y SEAN AGRADECIDOS.

El fruto de paz debe gobernar nuestro corazón, pero desde luego para manifestarse más tarde a nuestro prójimo; así como el árbol pródiga fruto para el deleite de los hombres, de la misma manera nosotros debemos hacerlo para la felicidad de nuestros prójimos, como lo aconseja el apóstol Pablo en HEBREOS 12:14 BUSQUEN LA PAZ CON TODOS, Y LA SANTIDAD, SIN LA CUAL NADIE VERÁ AL SEÑOR.

En este verso podemos comprender que existen dos condiciones para poder ver al señor en su reino, uno es tener paz con todos y todos es todos sin acepción de personas y agrega que a la paz, agreguemos santidad; queda claro entonces que es necesario es nuestro corazón permanezca la paz si es que deseamos ver el rostro de Cristo.

Todo cristiano que posee el espíritu Santo lo manifiesta por medio de este fruto que es muy marcado pues en unos minutos puedes darte cuenta si alguien aporta paz en su hablar en sus gestos, en su mirar, así que a pesar de vivir de Dios, es un escarnio y cuantas cosas más ofenden siempre el hijo de Dios en su diario vivir. Así que tú debes tener paz, dar paz, transpirar paz no debes guardar ningún rencor y óiganlo bien, esto no es un esfuerzo propio, no es que a la fuerza o coaccionado trate de fingida armonía con el prójimo, ¡NO!, es la obra del espíritu Santo quien le hace tener armonía con sus semejantes.

El poder de Dios en el corazón del cristiano hace maravillas; lo que parece imposible el mundo, es posible para el hijo de Dios y es que las fuerzas espirituales que habitan en su corazón son únicas. Hagámonos esta pregunta estimado lector ¿tenemos paz en nuestro corazón y la tenemos con nuestro prójimo? Si la respuesta es negativa, estemos evidenciando que NO SOMOS HIJOS DE DIOS DE PAZ. Nuestro Señor Jesucristo llamó felices (dichosos) a los que llevan la paz, así dice MATEO 5:9 DICHOSOS LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ, PORQUE SERÁN LLAMADOS HIJOS DE DIOS.

Es muy claro el texto decir que solamente los pacificadores serán llamados hijos de Dios, y realmente no puede ser de otra manera, porque la persona que está en continuo litigio, que pelea por todo, que por todo se enoja, es airosa y difícil de carácter y siempre ofende su prójimo, su esposo, su esposa, a sus hijos, a sus empleados en conclusión: no es una persona de paz no puede ser hijo de Dios, porque Dios no ha llamado a quien no practique la paz y aún no está en comunión con Él.

En LUCAS 9:53-55 encontramos un relato interesante: 53 PERO ALLÍ LA GENTE NO QUISO RECIBIRLO PORQUE SE DIRIGÍA A JERUSALÉN. 54 CUANDO LOS DISCÍPULOS JACOBO Y JUAN VIERON ESTO, LE PREGUNTARON:―SEÑOR, ¿QUIERES QUE HAGAMOS CAER FUEGO DEL CIELO PARA QUE LOS DESTRUYA? 55 PERO JESÚS SE VOLVIÓ A ELLOS Y LOS REPRENDIÓ.

un carácter explosivo
Si bien entendemos Jacobo y Juan se habían enojado mucho y es que era comprensible pues no habían recibido la plenitud del Espíritu Santo, en su enojo estos apóstoles deseaban quemar a todos y que el fuego devorara a quien no recibía Jesucristo, es evidente que aún no se bien identificado con el espíritu de paz, ellos querían que se recibiera el mensaje a la fuerza si no entonces sentenciarlos de una vez al fuego. Quizá esta fue la razón porque Jesús les llamó a ellos “BOANERGES” que significa “hijos del trueno” carácter explosivo (Marcos 3:17) desde luego que después que recibieron el espíritu Santo, Juan por ejemplo se caracterizó por ser el discípulo del amor y seguramente la paz inundó completo su corazón.

Ahora la pregunta es esta: ¿nuestra vida es boanerges?¿Conoces tú a alguien boanerges? Entonces ora por ti mismo y por esa persona de carácter difícil y explosivo que no tiene paz en su corazón para que el señor tenga misericordia y comprenda que si quiere demostrar que es un hijo de Dios, la paz en su corazón es un atributo, es un rasgo, es una marca de nuestra nueva personalidad en Cristo. Solo así y en esto conoceremos si tenemos el fruto del espíritu del espíritu santo de Dios.

¿Por qué Dios quiere que demostremos paz?

La paz es una cosa tan ajena a este mundo. Imagínese un mundo en el que:
Las personas permitan que los demás terminen de hablar sin interrumpirlas.
Las personas no tengan acaloradas peleas.
Las diferencias sean resueltas con paciencia en lugar de puñetazos.
Las personas muestren compasión por otras, aunque no lo merezcan.

¿Por qué en ROMANOS 12:18, Pablo dice: “Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, ESTAD EN PAZ CON TODOS LOS HOMBRES”? Él dijo esto porque Dios quiere que toda su creación esté en paz, y esto debe empezar por una persona a la vez. Los seguidores arrepentidos y bautizados de Cristo, han recibido el don del Espíritu Santo ahora (Hechos 2:38), y ellos son los primeros de miles de millones que esperamos los sigan después.

Aun todos aquellos que aún no están convertidos, sin lugar a dudas desean la paz, aunque han sido mal dirigidos hasta con ideas peligrosas en algunas ocasiones acerca de lo que es la paz y cómo obtenerla. El papel de un cristiano es demostrar la paz y mostrarle al mundo lo que es la verdadera paz: una satisfacción serena al estar tan cerca de Dios como sea posible, que demuestra otros frutos espirituales, incluyendo amor, paciencia, amabilidad y mansedumbre.

El venidero Reino de Dios será uno de paz, y si vamos a ser parte de él, debemos demostrar esta realidad. Cristo explicó explícitamente esto en el Sermón del monte: “BIENAVENTURADOS LOS PACIFICADORES, PORQUE ELLOS SERÁN LLAMADOS HIJOS DE DIOS” (MATEO 5:9).

¿Por qué Dios quiere que demostremos paz? Dios quiere que seamos parte de su familia como hijos e hijas y su familia debe ser pacífica. Eventualmente, el mundo entero será parte de esta familia pacífica, pero ahora en medio del odio y el conflicto, debe empezar con nosotros.

UN EJEMPLO DE PAZ QUE DEBEMOS SEGUIR

Un gran ejemplo de cómo hacer la paz lo encontramos en la historia de Abram (cuyo nombre fue cambiado más tarde a Abraham) y su sobrino Lot. Los dos estaban viajando juntos, pero sus posesiones fueron tan grandes que sus pastores empezaron a tener altercados y peleas por la tierra.

Abram vino a Lot y le dijo: “NO HAYA AHORA ALTERCADO ENTRE NOSOTROS DOS, ENTRE MIS PASTORES Y LOS TUYOS, PORQUE SOMOS HERMANOS. ¿NO ESTÁ TODA LA TIERRA DELANTE DE TI? YO TE RUEGO QUE TE APARTES DE MÍ. SI FUERES A LA MANO IZQUIERDA, YO IRÉ A LA DERECHA; Y SI TÚ A LA DERECHA, YO IRÉ A LA IZQUIERDA” (GÉNESIS 13:8-9).

En vez de permitir que la ira se acrecentara y surgieran las acusaciones, Abram enfrentó con calma la situación e hizo una sugerencia, dejándole a Lot la opción. Su ejemplo muestra que hacer la paz puede requerir que sacrifiquemos la comodidad y nuestra preferencia personal. Pero Dios bendijo los resultados de los esfuerzos de Abram por la paz y los registró como un ejemplo para nosotros.

Mostro humildad y dejo que Lot eligiera primero, busco soluciones en base a escuchar y buscar la comodidad de su prójimo y fue bendecido hasta nuestros días he ahí la tierra de Israel en los mapas.

UN EJEMPLO PARA EVITAR

La historia de Joab es un gran ejemplo de una falta de paz. Él era el general del ejército del rey David y se volvió infame por su rudeza y por ir más allá de lo que el rey le ordenaba, de una forma muy violenta. Joab se las arregló para matar de una forma cobarde a otros dos líderes militares, así como a Absalón, el hijo rebelde de David, todo sin la aprobación del rey.

De hecho, David eventualmente dio órdenes para castigar a Joab por su violencia. David le dijo a su hijo Salomón: “AHORA BIEN, TÚ MISMO SABES QUE JOAB HIJO DE SARVIA DERRAMÓ SANGRE EN TIEMPO DE PAZ COMO SI ESTUVIERA EN GUERRA, Y MATÓ A ABNER HIJO DE NER Y A AMASÁ HIJO DE JÉTER, LOS DOS COMANDANTES DE LOS EJÉRCITOS ISRAELITAS, MANCHÁNDOSE ASÍ DE SANGRE LAS MANOS.] 6 POR TANTO, USA LA CABEZA Y NO LO DEJES LLEGAR A VIEJO Y MORIR EN PAZ ” (1 Reyes 2.5-6).

La actitud de Joab pareciera ser completamente opuesta a la paz. El ilustra claramente como aquellos que “TOMEN ESPADA, A ESPADA PERECERÁN” (Mateo 26:52).

Así que no seamos impulsivos, la ira y el enojo debe ser controlada en nuestro ser, pensar antes de hablar y escuchar antes de decidir, tus malas miradas, te darán mirada peores, bueno toca hacernos una análisis.

Cuestionario de auto evaluación acerca de la paz en ti:

1.  ¿Estamos creciendo en el fruto de la paz? Para saberlo, hágase preguntas tales como:
2.    Cuando surge un conflicto, ¿trato de apaciguarlo o lo atizo más? ¿Por qué?
3.  ¿Cuáles áreas de mi vida o acciones demuestran que yo soy en realidad un pacificador?
4.    ¿Conozco la diferencia entre la paz de Dios y la paz del mundo? ¿Cómo lo sé?
5.    Al pensar en las interacciones específicas con otros, pregúntese: ¿Mando correos electrónicos/posteo algo en Facebook/llamo por teléfono/ converso/ me comporto, de tal forma que promuevo la paz o la contención?
6.    ¿Cómo podemos demostrar más paz?

Debemos practicar el camino de la paz comenzando con la única área que podemos afectar realmente: nuestra esfera de influencia. Recordemos, Pablo nos exhortó: “si fuere posible” y “en cuanto dependa de vosotros” vivir en paz “con todos”. Esto puede ser un reto. A continuación les damos algunas ideas:

Desista de las conversaciones si se están saliendo de las manos. Esto puede lograrse diciendo algo como: “Estamos de acuerdo en que tenemos un desacuerdo”. Luego siéntase satisfecho de que usted no pueda cambiar la mente de alguien acerca de ciertas cosas. La paz es saber que la intervención de Dios tal vez sea necesaria para cambiar la forma de pensar de alguien (incluyendo la nuestra).

Propóngase ser la persona que mantiene la calma y es serena en cualquier circunstancia que se le presente. Otros podrán pelear o decir insultos, ser celosos o soberbios, pero debemos edificar, construir y alejarnos de una situación si es necesario.

Respete a todos los seres humanos como futuros miembros potenciales de la Iglesia de Dios. Recuerde que Dios no quiere que nadie perezca (2 Pedro 3:9), no importa cuán enojado esté usted con la persona en un momento dado.

Un día habrá paz en el mundo, cuando Cristo regrese a la tierra y establezca el Reino de Dios. Hasta entonces, tenemos que mostrarle al mundo la calma espiritual y el contentamiento que recibimos al conocer a Dios y crecer en el fruto del Espíritu de la paz.

Espero en el Señor hayas comprendido y analizado tu vida y lo necesario e indispensables ser una mejor persona y acercarte a Santa cena como un vaso nuevo.

Que el Señor bendiga su palabra en tu corazón de su amor, te inunde de gozo y de paz. (Los primeros 3 frutos del Espíritu Santo).

Iglesia de Dios
Columna y apoyo de la verdad.

Formando líderes con valores, Gamaliel Estrada.